Shingeki no Kyojin – Capítulo 11 — Kudasai

Shingeki no Kyojin – Capítulo 11 — Kudasai

lightbulb_outline Esta reseña sobre Shingeki no Kyojin 3 contiene spoilers. Si no has visto el capítulo, te recomendamos hacerlo y después regresar a leer la reseña. Puedes leer la reseña anterior aquí.

Capítulo 11: Espectador

El reinado de Historia parece marchar sin problemas con su política de ayudar a los necesitados, mientras Eren ha entrenado su habilidad de endurecimiento para bloquear el Muro María y recuperar el distrito Shiganshina. Pero en el proceso han creado un arma contra los titanes capaz de matarlos sin arriesgar la vida de los soldados. En busca de respuestas en sus memorias, Eren y compañía terminan volviendo al campo de entrenamiento donde el instructor Keith Sadies los espera para contarles una historia de su pasado cuando fue el comandante de la Legión. Keith narra cómo fue que conoció a Grisha fuera de las murallas y su particular personalidad que admiraba aquellas personas que consideraba “especiales”, principalmente aquellos que integraban la Legión y buscaban la verdad fuera de los muros. En estos recuerdos también vemos como Grisha conoció a la que se convertirá su mujer y madre de Eren, Carla; mientras Keith se hundía en fracasos al no darse cuenta que no podía ser una de esas “personas especiales”.

Opinión y análisis

La estructura de este episodio tiene cierta familiaridad con algunas secciones de la temporada pasada al mostrarnos, en su primera mitad, un mapa general de la sociedad luego del ataque de Rod Reiss transformado en titán; mientras, la segunda parte, sirve para incidir en el trasfondo de los personajes. Si bien siempre se dice que para progresar hay que ir hacia adelante, Shingeki no Kyojin nos ha demostrado que no es obligatorio, el anime ha sabido hacer uso de las regresiones para establecer nuevos pilares de información que no son en vano y que, a diferencia de otros animes, estos si aportan algo a la trama del presente.

Luego de un mes sin dar respiro, la historia se torna más tranquila y nos regala estos momentos de paz que son la premonición de una tormenta para nuestros protagonistas. Los últimos episodios han sido un cierre definitivo para entender el entramado político que veníamos viendo desde el inicio de esta temporada, la progresión de Historia a través de estos cambios sociales y un momento para mostrarnos el origen de Levi. Todo ha sido muy bueno pero ahora es momento de volver a centrarnos en el protagonista de esta historia y que ha estado casi en segundo plano en este arco, Eren debe retomar su papel en el universo de Isayama.

En todo caso Eren siempre ha estado aportando algo por más que este al fondo del escenario, esto se ve con más frecuencia luego de descubrir el origen de sus poderes; él está preguntándose no solo por su propia identidad, sino también por el funcionamiento del mundo. Lo que descubrió en su secuestro a manos de Reiner y compañía (Ymir relatando como fue su tiempo convertida en una titán normal como una eterna pesadilla) ha encendido en Eren una llama que aún perdura y que no para de crecer; es en esta búsqueda dentro de sus memorias que termina llegando a un recuerdo de su padre donde ve un hombre familiar. El hombre misterioso es nada más y nada menos que el instructor en jefe Keith Sadies, un hombre que fue su tormento en el campo de entrenamiento y que podría tener alguna pista para recuperar Shiganshina.

Si bien Eren no ha estado ausente del todo, es como si más bien se haya convertido un objeto de valor para los otros personajes e incluso el poco dialogo que tiene lo demuestra; aunque ahora sepamos el origen de su poder y algunas de las intenciones de su padre, las verdaderas motivaciones de Grisha seguían siendo un misterio. Por eso en este episodio Wit Studio ha decidido agregar otra pieza al rompecabezas que es la historia de Shingeki no Kyojin ya que la situación del gobierno se ha estabilizado introduciendo esta nueva regresión para conocer más a fondo al padre de Eren, el misterioso Grisha Jaeger.

El recuperar a estos personajes de la primera temporada, Grisha y Keith, es una prueba de que la historia de Isayama toma varios caminos pero sin alejarse de su trama central, es como un árbol cuyas ramas crecen fuera del tronco principal pero que eventualmente regresan y se enlazan con otras creando un diseño muy interesante. En su momento el personaje de Keith fue simplemente una palanca para hacer progresar a los personajes y por el cual no sentíamos mucho apego al ver cómo les hacia la vida imposible. Aunque al final, su relato no resulto ser la clave que esperaba Eren, si posee información importante para entender las motivaciones de su padre.

Al notar las semejanzas de Eren con su madre pero también los colmillos en su mirada que heredó de su padre, Keith toma el rol de narrador del episodio contando una historia previa al nacimiento de Eren, pero no vamos a descubrir el origen de los titanes ni los secretos fuera de la muralla, solo la historia de un hombre que admiraba a otro. Keith relata como conoció a Grisha fuera de las murallas y como con el paso del tiempo pudo notar que este hombre era uno de esas personas “especiales” según la propia filosofía de Grisha. Aquí debo decir que Wit Studio aprovecha que Keith no es un narrador omnisciente para ocultar el pasado más lejano, y por tanto más sorprendente, de Grisha; una “maravillosa jugada” diría nuestro famoso amigo del ajedrez.

Hasta este momento el personaje de Grisha solo tenía la importancia de “ser el padre de…” para la historia, pero aquí sufre un giro al mostrarnos una personalidad casi única en todo el universo de Isayama. Su carácter soñador y su deseo de cambiar el mundo lo llevaron a desarrollar una admiración muy profunda por la Legión de Exploración y por las personas que la conformaban, las cuales él consideraba como “especiales”. Pronto, las habilidades en medicina de Grisha lo fueron colocando en un destino que podríamos considerar especial, esto le hacía más evidente a Keith que él no partencia a ese selecto grupo de personas; su forma de ver el mundo había sido condicionada por esas “personas especiales” y su falta de autoestima al no considerarse una de ellas fue sumiéndolo en una espiral de decadencia.

En este paseo por el pasado vemos como Grisha se casó con Carla y de esta unión sabemos que nació Eren, alguien que era hijo de una persona “especial” y una persona corriente, por lo tanto sería una persona completamente única. De nuevo con Keith, vemos como su frustración llego hasta el punto de ceder su puesto a Erwin como comandante de la Legión y como el reforzamiento de la idea de “personas especiales” llego a enturbiar su relación con Grisha. Cunado Shiganshina cayó, Keith no pudo comprender la locura y sed de venganza que crecía en un hombre que acababa de perder a la mujer que amaba; aquí es donde nace el Grisha que hemos visto en episodios anteriores.

Nuevamente Wit Studio vuelve a jugar con sombras y luces al dejar al espectador con una libre interpretación del entramado rompecabezas que es el pasado de Eren. Podríamos decir que lo que esconde en el sótano de la familia Jaeger es el Mcguffing de esta temporada, o quizás no; pero lo que sí es un hecho es que da igual si Eren es una “persona especial” o no. Carla no creía que ese calificativo sea importante para definir a una persona, y todo lo importante al día de hoy es lo que ha conseguido Eren en su recorrido hasta aquí; durante los episodios anteriores hemos visto como él ha tomado las riendas de su vida y Shingeki no Kyojin deja claro una cosa: el origen no es la respuesta, sino que su futuro lo es.

Volviendo al presente vemos que Historia está por fin reinando, con una nueva postura volcada hacia los más necesitados, el poder de Eren está siendo investigado para recuperar el Muro María y la moral del pueblo va mejorando gracias al descubrimiento de las piedras luminosas de la gran cueva helada. Estos logros han sido capaces gracias a la existencia de personas “especiales”, aquellas personas que no se conforman y que consiguen resultado al intentar ir más allá; Armin y su grupo parecen ser ese tipo de personas ya que nos han demostrado lo que pudieron conseguir por no conformarse, incluso con tantos progresos ellos parecen sentirse escépticos con respecto al futuro que les aguarda. En este punto es evidente una maduración en sus mentalidades cuando vemos aquellos primeros episodios que nos introducían a estos personajes que han logrado sobrevivir pese a las adversidades.

 





Descargar anime por Mega
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargar anime y Doramas