{Eriol T. Harlaown] Remakes: ¿Para el fan, el público o el para el gusto del productor?

{Eriol T. Harlaown] Remakes: ¿Para el fan, el público o el para el gusto del productor?

Aquellos que tenemos conocimiento de la televisión de hace 30 años atrás y vimos varios shows en nuestra infancia, sabemos bien la perfección, el estilo y la emoción que algunas de estas historias representaron para una época televisiva con una animación muy bien cuidada e historias que marcaron a toda una generación.

Sin embargo, una característica que hacen de estas animaciones algo muy recordado hasta el día de hoy es el componente de acción, emoción y la moraleja que entregaban al final de cada episodio. Algo característico, junto con el componente de mercadeo el cual abarcó a figuras y otros componentes que hoy son difíciles de conseguir y los hacen piezas únicas de colección.

Sin embargo, están las ganas de algunos productores de revivir estos clásicos al día de hoy pero con otro estilo de animación adaptado a los tiempos de ahora. La intensión de la acción parece ser noble, producto que estos mismos al igual que nosotros crecieron con estas obras maestras. Por este motivo nacen las adaptaciones o “remakes” las cuales vemos por los canales de televisión hoy en día.

Hemos visto varios remakes, algunos ganan aceptación como el caso de DuckTales de Disney, pero hay otras que se gana el más absoluto rechazo del público. Personalmente me tocó ver un tráiler de la nueva serie de Thundercats, serie la cual vi durante el año 1987 a mis 4 años de edad y mi reacción fue absoluta: un horror. Una animación aberrante que no da fe alguna respecto a la historia que abarcará esta adaptación que prepara Warner Bros, y esto último me lleva a formular la pregunta del encabezado de esta columna. ¿Para quién va dedicado estas adaptaciones?